muda


Me enfrenté al canvas vacío por segunda vez con el reto de autoretratarme. Estaba triste, pero a diferencia de otros instantes me decía repetidas veces -esto también pasará-. Y así calmaba mi tristeza que se asomaba, a veces acrecentaba y me dejaba muda. Quería confiar, y eso plasmar en mi pintura, al cerrar los ojos y descansar sobre esa realidad. 

Mude mi piel en un semestre, del coraje pase a la aceptación, a ver los pequeños detalles, a disfrutar compartir con mi padre más que nunca. No lo forcé. Creo que la actitud de permanecer me ayudo. Porque me dije a mi misma -sé que me volveré a ver aquí sentada y feliz-. 

Logre terminar todas mis tareas y más. Me aceptaron en la universidad. Me goce los días. Hice nuevas amistades. Y me voy cargadita de recuerdos, contenta por ver de cuantas formas son amada, una y otra vez.


Comentarios

Entradas populares de este blog

una oración a Dios de Mahatma Gandhi

libertad

Muévete y el camino aparecerá