nunca se regresa al mismo sitio



-Uno vuelve siempre a los viejos sitios en que amó la vida,
Y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas-

Y así fue... El me boto de su casa, me dejo en las calles de Hospitalet. No podía cruzar su casa, su calle, llamar a sus amigos, no podía decir nada, menos mirarle, ni hablarle. Debía desaparecer de su vista.

Me instalé en un hostal calles más abajo de su casa. La habitación era tan pequeña que casi alucino. Me la pasé días enteros encerrado en ella, sólo salía para comer bien poco, hablar por el teléfono público y dar a veces vuelta por su calle. Los del bar me veían todos los días más flaca, lloraba tanto que iba a desaparecerme. Un día me lo encontré en una de las calles, lo llamé y me volvío a gritar: - que si tan poco era capaz de desaparecerme de su vista, que era lo que me había pedido, que no quería verme nunca más-

Me fui llorando, conseguí un hostal en otro barrio más cerca del aeropuerto. Pasé los últimos días de ese corto viaje allí, no le hablaba a nadie, solo lloraba y dormía, dormía y lloraba. Logré salir de Barcelona, tomé un vuelo a Massachusets, mi cadaver fue recibido por mi tía, que en dos semanas fue capaz de al menos dejarlo pegado como para no ir al hospital. Me escucho pacientemente, escucho a la parte de mí que solía hablar sóla, cuestionarlo todo, ponerlo en duda, echarse culpas y solo llorar. La dejo hablar, la abrazo, solo la amo, y gracias a ella pude respirar poco a poco.

El otro año fui capaz de volver, volvimos, pero nada era igual. Había mucha culpa y siempre que podía se alejaba con ese pretexto. No lo culpo, grandemente lo herí, al igual que sus palabras. Termine regresando de España en abril de 2006, después de esa fecha no he regresado.

Nunca volví amar hasta ahora, y creo que nunca se siente de la misma forma. Todavía es y lo escucho, lo veo y me hace llorar. Creo que por que todavía hay un poco de culpa, porque tengo que regresar y reconciliarme con esa parte de mí que deje tirada en España, que tuve que huir.

Ahora amo a un hombre que nunca quise como novio, que siempre rechaze. La historia es distinta, aquel amor de España siempre será idilico y novelezco. Este de ahora es dulce y tierno como lo merecía. Dios me quiere tanto que me ha dado la sorpresa de enamorarme de quién menos esperaba, de sorprenderme enamorada y conocer la magia del amor. Es así cuando me dejo llevar. Soy felíz a su lado y nada se siente más grande! Gracias mi amor, Te amo!

Comentarios

Natalia ha dicho que…
Norks te mereces todo el amor que llegue a tu puerta. Nunca se ama igual ni cuando es la misma persona. Te quiero mucho. Me haces mucha falta.
Ofrenda Poética ha dicho que…
Gracias Nati por tus sabias palabras. Yo también te quiero mucho y te extraño!
ASIRAY ha dicho que…
Me alegra tanto ver tu blog y tu escritura y tu corazón en acción! Como dice Nati, te mereces este regalo! Celebrando contigo ando!

Entradas populares de este blog

una oración a Dios de Mahatma Gandhi

libertad

Muévete y el camino aparecerá