destino

contengo en mi mano un código de números encriptados;
para poder descifrarlos he de morir a lo conocido,
ser (re)nacida:

(1)
un hippie con pelo largo se asoma
me da besos con sabor a canela
aprieta sus manos en mis caderas
me prepara teses
tiene un reguero y es 22 años mayor que yo.

(2)
atrás no muy atrás
19 años distintos
se encuentra la guitarra y la sonrisa de un persa
nítido
organizado
quienes se llevan un día de nacimiento
y un mundo de diferencias.
(3)
todavía anda la sombra de la luna que me cobijo hace 6 años.

p.d. mi destino abarca más que esto, pero siento que como esto muchas cosas en mi vida se van enredando en vez de disolverse. es como un efecto multiplicador. o sea mi primer novio era español, el segundo era iraní canceriano y tocaba flamenco, y el que ahora estoy conociendo es canceriano y nació un día y tres años de diferencia del segundo. vaya, vaya!

Comentarios

Entradas populares de este blog

una oración a Dios de Mahatma Gandhi

libertad

Muévete y el camino aparecerá