Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2008

un nuevo diario

comienzo con decir que serenidad y el mar me recuerda a casa. casa que un hogar es distinto. afirmo no querer regresar a la tristeza, ni ser plegoste de mi misma estático. quiero ver gritar lo que hay dentro de mí y que salga de manera salvaje. tanto comodísmo no soy yo.

anhelo escuchar las voces que silenciaron mi ser, y decirles -que abrán la puerta, que aquí voy a escucharme y a ser diferente-. a ser las voces hermosas, chillonas y curiosas que habitan en mí.

de cómo llego a mis manos la poesía: Fernand, Neruda y Natalia

Imagen
Este último tiempo ha sido muy intenso. Lo saben los que me ven llorar sorpresivamente y me escuchan; algunos desde la distancia. No dudo que una inteligencia superior opere, y así ante mis manos hayan llegando momentos llenos de poesía (esperando a ser sentido luego en el tiempo).

Natalia escucho mi llamado (pedía hace días poesía). Fernand me trajo el libro. Neruda me devolvió la "vida"; y así entre mano en mano, inconscientemente, realizaron su deber del poeta.

Fernand se fue y me dejo un mar que Natalia envío con un libro* y Neruda escribió con sus versos.

Gracias, Gracias. Es de mucho aliento saber que ese a su vez es mi deber y mi reclamo.

Sus palabras y sus gestos saciaron mi voz y en estruendo vertieron la copa del ruido de olas.

Los quiero,
Nor



Deber del poeta

A quien no escucha el mar en este viernes
por la mañana, a quien adentro de algo,
casa, oficina, fábrica o mujer,
o calle o mina o seco calabozo:
a éste yo acudo y sin hablar ni ver
llego y abro la puerta del encierro
y …

Silvio Rodriguez y Mariana

continuándo con el poema anterior y las imágenes; esto es parte de la rueda, esto es otra expresión

las simples cosas

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,
Lo mismo que un árbol en tiempos de otoño muere por sus hojas.
Al fin la tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,
Esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.

Uno vuelve siempre a los viejos sitios en que amó la vida,
Y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas.
Por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso,
Que el amor es simple, y a las cosas simples las devora el tiempo.

Demorate aquí, en la luz mayor de este mediodía,
Donde encontrarás con el pan al sol la mesa servida.

Por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso,
Que el amor es simple, y a las cosas simples las devora el tiempo.

p.d. la canta martirio, mercedes sosa y otras cantantes.

Por eso me quedo

Asi ando yo
Cantando aún mis penas
queriendo que me ames
para mi soledad

Y hasta que yo te quiera
Qué quieres que te cante?

Por eso me quedo
Ay Ay Ay hasta el final

Y así amo yo
con rimas tan torcidas
buscando disonancias
Pa'mi nueva canción

Y hasta que yo te quiera
Qué quieres que te cante?

Por eso me quedo
Ay Ay Ay hasta el final

Y asi amo yo
con rimas tan torcidas
buscando disonancias
Pa'mi nueva canción

Y hasta que yo te quiera
Qué quieres que te cante?
Y hasta que yo te quiera
Qué vale lo que cante?

Por eso me quedo
Ay Ay Ay hasta el final

Lhasa de Seda
Disco: La llorona

p.d. para ti, para mí.

Damara

Imagen
la niña mía
jala la falda,
dice:
-vamónos a casa máma-

pregunto:
-qué casa?
ella dice:
-casa máma,
no comprendo-

-casa máma:
techo
sol
cielo
tierno
amor
gozo-.

la madre sabia
le dice a la hija
-comprenderás,
sanarás
de nuevo-.

madre
hija
y niña
se miran,
van en busca del Hogar.

toda una rueda

Imagen
la rueda gira
con sobreesfuerzo;
debajo de ella:
una superficie negra.

ya quiero VOLAR
y no ser retractada
por esta superficie.