crisálida


en el mapa de sueños
había una casa
y un acertijo de muchas palabras.

no había frío
ni eco.

paradas y bajadas/
distintos destinos
llenaban en ese momento
las posibilidades.

hay cosas que pernean
y otras que se fueron descartando;
eran voces de otros.

aquí fuera
el viento te saca la fuerza,
te sostiene
o te tumba al piso;
pero con este frío congelador
una se aferra a los huesos,
trinca la mandíbula
y se dice a sí misma:
-todavía no es tiempo de volver atrás;
esto a penas comienza-.

y ahí creyendo en tu fortaleza
y en tu bella transformación
te sostienes.

15/marzo/08.

Comentarios

Entradas populares de este blog

una oración a Dios de Mahatma Gandhi

libertad

See you soon