a la lavanderia


dormidas andan las capas,
cual tela planchada
de un doblez;
no quiero que se levante el monstruo
y me muerda la alegría.

de cuando en cuando
he de llevar el traje,
estirar la tela;
[el aire se cuela y forma arrugas].

p.d. hoy (tal vez esta semana, o algún día de la próxima o la próxima) quiero ir a lavar mi cara, junto a mi corazón, para que no me duela nadita de nada, cuando leo, veo, siento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

una oración a Dios de Mahatma Gandhi

libertad

See you soon