crónica de ayer: el accidente de Córdova


angela vivió en el apartamento continuo. dicen los que la vieron que ella de aquí salió para el hospital, o sea que tal vez paso sus últimos días.

el vecino del quinto piso nunca me había hablado. ayer fue la segunda vez; repentinamente tocó mi puerta.

su apartamento desde fuera tiene flores y una azotea, ventanas grandes y frisas colgando. (nunca lo he visto por dentro; vivo en el tercer piso).

el ruido estridente de la calle silenció el acto. era un accidente de moto; justo de lo que hablábamos hace un par de horas cuando me contaba de su fatal accidente, y el impacto. -el impacto en la vida de un golpe nos paraliza- y en la de Luis no fue para menos.

el herido era JC Córdova, tenía 29 años. venía de su trabajo cuando el retrovisor de un auto lo llevó colgando al suelo. el dueño del vehículo era un trabajador de Dominos Pizza, iba a hacer un delivery. (que jodida pizza).

Juan Carlos llegó con la respiración a trote, tenía varias heridas en la espalda y en los brazos, dolor en los costados y en el alma. tenía miedo y su corazón latía a velocidad.

Luis y yo le dimos agua. fuimos haciendo preguntas para que no se desmayara. Juan Carlos se fue poniendo mejor, se le veía mejor y respiraba ya bien. fue sintiendo la tranquilidad y la compañía.

para cuando llegó la patrulla de emergencia ya era menor el miedo. le cortaron su camisa, le agarraron el cuello, le estabilizaron su espalda y lo subieron a la ambulancia. antes cuando apretaba mi mano, se sentía más tranquilo y al partir, ya consiente, dio las gracias.

Juan Carlos fue la noticia, esa que se lee en los periódicos la próxima mañana tan ajena. me recordó a la muerte y a la vida, a esos preciados momentos; al golpe que nos paraliza, al dolor y al desprendimiento.

angela vivía en el apartamento continuo y según me cuentan su dolor fue muy duro. a veces siento su alma como la de Luis, como la de Juan Carlos; no se nada de él.

Comentarios

Luna ha dicho que…
Angela es un enigma!!! mhhh...

Entradas populares de este blog

una oración a Dios de Mahatma Gandhi

libertad

Muévete y el camino aparecerá