7.7.07: las 7 maravillas y la carretera 111




tal parece que haya ido al final del planeta o visitado la otra galaxia. pero lo cierto es que fui a tener a otras partes de la Isla. la noche era mágica, era la 7.7.07 y en el Bosque Cambalache habían dos actividades, una de poesía y la otra de astronomía. emprendimos el vuelo la Yosses, Madeline y yo en busca de más suerte. (el día antes había soñado que la Yosses y yo éramos pájaros -con picos y alas-; que nos gustaban las arepas con coco y atún, y saboreábamos todo en el camino -las alas, el pico y el pan-).

la Yosses y yo vivimos junto a Madeline, una de las mejores experiencias:
1- vimos a Júpiter y las 4 lunas. a Antares y a Escorpio. a Beta, a Alfa y la M-2, entre muchas otras estrellas.
2- dormimos en el Bosque Cambalache con poesía de fondo. al otro día despertamos y salimos a ver a Caño Tiburones.
3- tomamos la carretera #2, paramos a desayunar en una cafetería de Arecibo: harina de maíz, pan y café (que rico!!!, estaba realmente rico).
4- seguimos rumbo a Yauco. pasamos por la plaza de Añasco, buscamos a Abelardo Díaz Alfaro y al castillo, pero no los vimos; desaparecieron o tal vez nos perdimos.
5- seguimos rumbo a Yauco. paramos en Sabana Grande, almorzamos pescado, arroz blanco y habichuelas. vimos la plaza y tomé café, ahhh y un quesito.
6- encontramos a Yauco y nos dimos cuenta que en su mapa estaba el lago Luchetti. partimos rumbo al lago, tomando la ruta 128. el lago era hermoso, había una planicie grande, sitios para acampar y gazebos. me salpique de agua-después de tanto camino, y sin bañarse, aquella agua me parecía buen hábitat-.
7- regresamos por la ruta 128, esta vez rumbo a Lares- el objetivo era llegar a Arecibo y de allí seguir a Dorado, sin tener que dar toda la vuelta-. tomamos curvas, curvas y curvas, pasamos por caminos llenos de mango y pastizales –la guagua regresaría con mermelada de mango en las gomas y pastizal en las ventanas, decía-. descubrimos una hacienda; seguimos, seguimos y seguimos tomando curvas-yo guiaba, sino me mareaba- la yosses decía que cuando viera la carretera 111 las curvas habrían finalizado. luego de un susto, vi el fabuloso número y sobresaltada comencé a tocar bocina y a gritar de la emoción. me estacione en un gazebo, yo no se de quién, y comenzamos a reír y a reír y a reír. yo les decía en broma, dime que esto es un sueño…, dime que esto es un sueño-chiste interno de la Yosses y su mamá-.

reímos, reímos y reímos; regresamos a la civilización, luego de una intensa terapia verde. al otro día parecía que hubiese viajado a otro planeta. las cosas me intentaron caer de nuevo; lo lograron por corto tiempo. pise el umbral, corté el cordón y viaje de nuevo a lo profundo de la tierra, a la otra galaxia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

una oración a Dios de Mahatma Gandhi

libertad

See you soon